Antes que nada puedes ver su página personal, Luisaretio.com.

Los que hemos tenido el placer de estar cercanos a él en algún momento de nuestras vidas, de que haya trabajado con nuestros hijos, sabemos que es un profesional muy cualificado.

Luis genera una confianza absoluta durante el trabajo que realiza con los menores, así como el trato por sus padres. Los peques convierten en las sesiones que tienen con él en un tiempo especial para ellos.

Por eso escuchar sus consejos es algo que todos los padres deben hacer, no se nace con un manual de uso de hijos, por ello, es importante de estar rodeados de profesionales que puedan ayudarnos en la etapa de aprendizaje de la familia, de cualquier tipo de unidad familiar, siempre es bueno seguir los consejos de profesionales.

Por ello exponemos aquí un resumen de los que Luis puede impartir en sus sesiones de trabajo.

La discusión de la custodia compartida

Es un tema delicado, como siempre todo el mundo tiene una opinión, pero como dice nuestro experto.

Peques y besos Luis Aretio psicólogo

Luis Aretio

Especializado en Psicología Infantil

Las leyes no entienden de apego ni las cláusulas del acuerdo recogerán lo que nos diferencia de género. No hay ley que contemple que una parte del alma se desprende cuando un hijo, por decreto, coge la maleta y cierra la puerta de casa.

Estas palabras, si nos fijamos habla de la importancia de los menores en estas situaciones, que hay que tener en cuenta mucho su vida, la que afrontará en el futuro, y sobre todo siempre hace referencia a la parte espiritual, tanto en la situación de los padres como en las de los menores.

Su gran consejo es: “Le llamamos custodia compartida, pero compartamos primero las necesarias buenas maneras, que si es para toda la vida… no hace falta correr, hace falta calma, calma para poder coser bien las cosas del alma.”

Los hijos son el reflejo de sus padres

Un tema que muchas mamás y papás quieren evitar cuando ven conductas en sus hijos que no le agradan, pero Luis es muy tajante en estos aspectos.

Nuestros hijos aprenden de nosotros y, a pesar de saber que la chapuza es nuestra, los perseguimos cuando no hacen bien lo que ni siquiera reciben desde nuestro catálogo de adultos

Cuando te cuenta que negar esto es no ver la realidad, es que los padres piensan que sus hijos copian sus pautas de otros, cuando el mayor tiempo lo pasan con ellos en casa o en actividades.

Tenemos un caso de una persona, que nos contó el otro día, que trabajó durante años en una guardería, explicando conceptos de orden y lim pieza a los niños, pero que cuando llegaban sus padres a la puerta del colegio, estos tiraban los paquetes de tabaco al suelo, y el niño le decía “papá, se te ha caído, tienes la papelera ahí”. Estos padres no querían ni ver qué estaba pasando.

Su gran consejo es: “Nuestros hijos nos ven, nos miden y nos desnudan en cada gesto, en cada conducta y a cada momento. Si lo que queremos son hijos bien educados, exijamos a ellos lo mismo que les mostramos; seamos humildes y sobre todo coherentes, porque no educa mejor quién grita más fuerte sino quién sabe enseñar con su mejor ejemplo.”

Todos somos víctimas del acoso escolar

Otro de los temas que esta muy de moda estos tiempos es hablar del acoso escolar, es muy recurrente decir estas palabras y todos los padres se ponen atentos, todos muy preocupados porque ninguna otra persona abuse de su hijo menor, algo lógico, pero que nos lleva muchas veces a plantear la situación desde una sola perspectiva.

En este caso, hablando con Luís nos saca que el foco no solo se centra en un elemento del Bullying, el siempre pone la perspectiva de que hay que trabajar con tres elementos y no solo uno.

Las tres víctimas que hay en las situaciones de acoso.

  • El Acosado
  • El Acosador
  • El Cómplice

Esto desencaja a muchos padres, tanto los que sufren el acoso como los que están alrededor opinando sobre el tema, ¿cómo va a ser una víctima el acosador?. Pues ahí donde un buen profesional te hace ver este tema como algo global y que genera muchas víctimas. “El acosador es una mala persona, eso dice, porque ha sido mal educado, y vive infeliz oculto en un falso yo o un falso ser”.

Su gran consejo es: “Formemos a padres y a docentes, estrechemos el círculo a los insolentes y al mismo tiempo abracemos a quienes más nos necesitan. Hagamos que se sientan arropados, aceptados, integrados, queridos y sobre todo… respetados.”

Que los padres son muy responsables en todos estos aspectos, en los tres perfiles, que todo pasa por mejorar una educación en casa y en su formación.

Los niños necesitan aburrirse

Este otro tema muy conflictivo, y que a veces a muchos padres le lleva a una angustia personal muy alta.

Esas conversaciones con otras mamás y papás donde todos exponen la de cosas que hacen sus hijos: Clases de Inglés, de Tenis, de Fútbol, de Baile, etc. Como si todas las tardes las tuviera que tener ocupadas porque eso le ayuda mucho a su futuro. Los padres que no lo hacen parecen los malos.

Luis aretio dando una conferencia

Los niños necesitan parque. Nuestros hijos necesitan tiempo libre, del bueno, de aburrirse; tiempo de «no sé qué hacer por más que lo intento». Hemos vaciado los parques infantiles y ahora son recintos donde llevar a los más pequeños mientras alcanzan la edad del «extraescolarizamiento»

Cada vez somos más padres los que planteamos esa infancia “aburrida” con tiempo para hacer los que los niños quieran, y que tengan esas tardes enteras de juego solo o con amigos.

No hay necesidad de rellenar todos sus huecos, de tenerlos en actividades a todas horas, y de sentirse malos padres por no llenar sus tardes de actividades.

Por suerte los profesionales cada vez están más cerca de estas posiciones, dado que además muchos padres meten a sus hijos en ciertas actividades para cumplir sus frustraciones de cuando ellos eran pequeños.

Su gran consejo es: “Cuando pienses en el futuro de tus hijos no pienses tanto en ti y piensa más en ellos, porque no es más feliz quien crece más preparado sino quién más ha disfrutado.”